620 810 165
Su cesta de la compra está vacía.

Suscríbete a mi Newsletter

Rellena el formulario


 He leído y acepto
Los términos y condiciones

 He leído y acepto
La política de privacidad

Hacer los nudos es dificilísimo. Te encuentras al principio con:

   1. Un bebé chiquitito ( a ti aún te parece incluso más pequeño y más indefenso de lo que es)

   2. Una tela muy larga

   3. Mucho susto en el cuerpo.

   4. Unos ojos que te miran (en el mejor de los casos del marido, en el peor de la suegra) para comprobar que no le haces daño a ese bebé tan pequeño.

Y claro, eso asusta, mucho. Luego, en frío, después de ver dos vídeos  y si eres un ser afortunado con un buen Taller de Porteo de por medio(visita nuestra web, jijiji) descubres que no es para tanto, es más, que es incluso sencillo. Y  los 4 días te encuentras moviendo la tela del Fular elástico o del Fular tejido como un auténtico profesional del porteo, con una maestría digna de los Locomía con los abanicos.

Hay que tener carrera universitaria para elegir portabebé. O al menos eso parece: Mei tai, Fular Tejido, Fular Elástico,Mochila Comercial, Bandolera de Anillas...pufff...Porque claro, te pones  hablar con el resto de madres y el mejor es el portabebé que han usado ellas y el que no han usado es malísimo. Y empiezas a leer en internet y aparecen miles, millones y trillones de tipos de portabebés, mochilas y gatchets para llevar al peque colgado. Todo de diferentes marcas comerciales.

Hay palabras que no entiendes y te bombardean con ellas: “ergonómico”, “posición ranita”, “displaxia”, “sarga cruzada” y un largo etcétera. Y claro, otra vez que te asustas. Empiezas a pensar si eso del porteo es estar constantemente asustada... Pues nada, aquí estoy yo, Liz Valdeolivas (madre de dos, asesora de Porteo y parte importante de la mejor marca de portabebés artesanales) para deciros que en realidad no es tan complicado. Que lo que pasa es que nos gusta dárnosla de interesantes. Sólo hay que tener un pelín de sentido común y tener claro que un buen portabebé se tiene que adaptar (sobre todo) al cuerpo del peque (que no es el mismo cuando nace que cuando tiene 3 meses que cuando tiene un año) y al cuerpo del porteador. Si aún así tienes dudas, un buen Taller de porteo te ayuda (¿te he dicho ya que visites nuestra web verdad?) Pero si no te apetece o no tienes tiempo siempre puedes mandar un WhatsApp al 620810165 y en un minuto duda resuelta.

El niño se puede ahogar. Bueno, eso si os lo dicen (constantemente).  Sobre todo os lo va a decir gente que no ha porteado nunca. Siempre aparece algún alma caritativa que de buena fe  se acerca a vosotros y comprueba que el bebé sigue vivo. Lo cual se agradece, porque tú que le llevas a unos centímetros de distancia no te hubieras dado cuenta si eso llegara a ocurrir ¿no? ¡Vamos a ver! Es imposible que el niño se ahogue si está bien porteado, imposible. Si el portabebé es ergonómico NO EXISTE ESA POSIBILIDAD. Desde fuera puede llegar a  parecerlo pero tranquilidad, el bebé se acopla a tu pecho y está ahí calentito y seguro, eso es todo. Y tú, con tu bebé colgado sintiendo cada movimiento de su respiración vas a estar 100% tranquila.

Todos te miran. Pareces un bicho raro. Prepárate para ser la Hippie del grupo. Y eso que poco a poco cada vez somos más las familias porteadoras. Hace 6 años incluso nos paraban por la calle. Ahhhh y prepárate porque te van a preguntar mucho si el bebé está cómodo.  No importa si el bebé está dormido y roncando como un oso acopladito en tu pecho. Ellos se sienten en la obligación de que les confirmes que el bebé está muy agustito, no sea que se ha quedado dormido por pura incomodidad.

Si se desatan los nudos del portabebé el niño se cae. Claro, y si le das la vuelta al cuco también se cae el niño. Vamos a ver, punto uno. Ya somos mayorcitos y sabemos hacer un nudo ¿no? Con un nudo normal es suficiente, el mismo que hacemos cuando terminamos de atarnos los cordones de las zapatillas, no hace falta que sea un nudo marinero. Para mayor seguridad hacemos dos nudos  y punto. Punto dos. En el remoto caso de que se deshaga el nudo (que eso no pasa) seguimos teniendo dos manos y llevamos al bebé delante. Vamos, que si se deshace el nudo(repito, eso no pasa) con coger al niño con tus dos manos es suficiente.

Resumiendo, que no hace falta ser una SuperWoman para portear y no eres rara por dudar. El Porteo es fácil, divertido, cómodo y una auténtica gozada. Es una experiencia que hay que disfrutar. Es algo que engancha.

fondo footer gris