620 810 165
Su cesta de la compra está vacía.

Suscríbete a mi Newsletter

Rellena el formulario


 He leído y acepto
Los términos y condiciones

 He leído y acepto
La política de privacidad

¡Pufff! No sé ni cómo empezar este post, estoy aterrorizada porque tengo claro que puede o bien herir susceptibilidades de mis féminas amigas o bien dar lugar a error y que creáis que todo lo que cuento es “autobiográfico” y vaya, que no, que hay cosas que le ha pasado a “una amiga” y otras muchas que les ha pasado “a una amiga de una amiga” (a una amiga lejana) vaya, nada que ver conmigo.

Es posible que yo sienta especial cariño por ELLOS porque como siempre digo “la mitad de mi cerebro es masculino” y soy brutita. Aunque hay quien dice que es mentira, que voy de dura y sólo quiero que me quieran, pero bueno, ese es otro tema.

Yo sólo estoy aquí para deciros, desde el cariño que os tengo a vosotras y al Cromosoma XX, un par de cosas, porque chicas, tengo que reconoceros que yo, Liz Valdeolivas con género femenino desde que nací ¡NO ENTIENDO A LAS MUJERES! Y al menos en estos 9 casos me siento lejos de vosotras:

- 1.Si estoy en una cafetería sola y un chico me mira lo primero que pienso es que tengo un moco en la cara. Lo segundo que no me he depilado las cejas. Lo tercero que está mirando a la chica de atrás. De verdad, os admiro chicas.

- 2.Si algo te gusta dilo. No seas tan digna siempre. Si quieres algo dilo, pero dilo claro, que ellos en determinados momentos no son muy listos. No está bonito luego contar a tus amigas que el pobre Pepe no atinó si tú tampoco te manifestaste. Si quieres que Pepe te toque ahí es fácil, sólo tienes que decir: “Pepe tócame ahí” o coge la mano de Pepe y te la pones ahí.

Así Pepe te lo agradece (el pobre que con los nervios se enreda y ya no sabe ni por dónde se encuentra) y tú te lo pasas mejor. ¡Ojo! Que esto vale si acabas de conocer a Pepe como si llevas tres lustros con él, que no siempre nos apetece lo mismo y ¡Ojo! Deja también que Pepe se crezca y te sorprenda, no seas una gobernanta tampoco.

¡¡¡Ah!!! Y déjate de complejos y disfrútalo, se que cuesta pero ellos no se fijan en las cosas a las que nosotras damos importancia. Aunque cueste creerlo se quedan con que les gusta tu olor o con que se han echado unas buenas risas. Estoy segura que si les preguntas luego no serían capaces ni de recordar de qué color son tus bragas, vamos, para fijarse en estrías y celulitis están ellos.

- 3.¿Se puede saber por qué llevamos sujetador? No hay placer más placentero en todo el mundo entero que llegar a casa, tirar los tacones a un rincón y quitarte el sujetador sin siquiera quitarte la camiseta…¡LIBERTAD!...¿Entonces?¿Por qué llevamos sujetador? Si encima el pobre Pepe siempre se enreda con él (Nota: si te lo quitas tú Pepe también te lo agradece).

- 4. Todo el mundo hace caca. No le encuentro sentido a volver con dolor de tripa de pasar un fin de semana con el chico que te gusta porque te da vergüenza hacer caca. No es sano. Él hace caca.

- 5. Y hablando de caca: Deja que papá cambie pañales. ¿No sabe? Que siga practicando, nadie nació sabiendo, lo que tiene que hacer entonces es cambiar más pañales y así aprende. Si vas de madraza mártir está bien, pero entonces no te quejes.

- 6. Si estás soltera, divorciada, viuda o separada (y si me apuras casi digo que casada) y sales una noche y un tío bueno diez años más joven que tú con el que has estado tonteando te lleva a su casa, te empotra contra la pared sin mediar palabra y …en fin … y sales con mirada de pánfila y sonrisa de oreja a oreja y al día siguiente te llama porque quiere repetir ¡¡¡NO VALE QUEJARSE porque no ha habido amor!!! ¿Estamos tontas? Lo que tienes que hacer es dar gracias a los Dioses, al Karma a la Santísima Trinidad o a la Virgen de la Pubertad pero ¡¡¡No te puedes quejar por nada de nada!!!¡¡¡PUNTO!!!

- 7. Los grupos de WhatsApp del colegio son para mujeres. Sólo nosotras somos capaces de entender la importancia de 45 mensajes para dilucidar si el niño tiene que llevar al cole mandarina o plátano. Es algo de importancia vital, porque si tiene que llevar mandarina y lleva plátano tu hijo se frusta y se trauma ya para toda la vida. Ellos eso no lo entienden, ¡Son capaces de meter en la bolsa de desayuno del niño una pera!

- 8. No cuentes tu parto.

9. No entiendo esos “Gabinetes de Crisis femeninos” (que todas hemos tenido) cuando a una del Clan le deja un chico y vamos todas en tropel a animarla (eso es guay, la verdad, para eso somos únicas). Analizamos cada pestañeo del susodicho, cada frase que dijo, cada palabra que no dijo, lo que pensó y si me apuras lo que comió la última vez que estuvieron juntos. Todo para descubrir si él quiere o no seguir con nuestra amiga, buscamos “señales” como locas.

Dejad que os diga algo chicas:

   - Si llama o te escribe un WhatsApp= quiere seguir contigo.

   - Si no te da bola y no te contesta = No quiere. Punto. Todas las demás “señales” dan igual. No quiere. Ellos no se complican, si quieren te llaman, sin más. Y lo mejor es no armar en drama, seguro que tú le has dado calabazas a alguno alguna vez ¿No? Son las reglas del juego. Aprietas los dientes, recompones tu orgullo y si estás fastidiada te agarras a esas super amigas y te vas de fiesta a echarte unas risas con ellas, que las risas todo lo arreglan, y para eso nosotras, somos las mejores. ¿A que sí chicas? Porque seremos raras en algunas cosas pero para hacer piña y echarnos unas risas no tenemos rival.

fondo footer gris