620 810 165
Su cesta de la compra está vacía.

Suscríbete a mi Newsletter

Rellena el formulario


 He leído y acepto
Los términos y condiciones

 He leído y acepto
La política de privacidad

Si quedas con “su mejor amigo” están encantados y van a jugar juntos siempre, siempre, siempre y se va a venir a casa a dormir, y se van a ver mañana, y pasado (y tú cruzas los dedos para que los padres te caigan bien porque si no es un papelón) y… ¡Discuten! ¡OH DIOS MÍO! Es un auténtico drama, porque ya no se quieren nada de nada y ya no van a ser amigos nunca (pero nunca jamás de los jamases, que eso no es moco de pavo eh!) Y no hay manera de explicarles que hay otras 5 pinturas en tonos rojos y otras 35 en otros colores. Es esa pintura roja y sólo esa la que los dos quieren y matan y mueren por ella.

Vamos, algo parecido a cuando Brad Pitt y Angelina se amaban con pasión, locura y desenfreno y tenían hijos, 6 para ser exactos, que se dice pronto : Maddox, Zahara, Shiloh, Pax, Knox y Vivienne (lo he buscado en Google que lo sabe todo) y de repente ZAS se dejan y ya no se quieren y van al psiquiatra y él se busca otra que por lo visto se llama Jennifer Lawrence y tiene 27 años (Jennifer Aniston fue la anterior, que digo yo, que se haga mirar Brad eso de liarse siempre con Jennifers leñe, Liz es un nombre precioso).

En fin, que me disperso. Que los niños son intensos para todo y con una energía inagotable. Para mí son Superhéroes.

Yo no sería capaz de soportar el ritmo de vida que muchos peques llevan. Levantarse temprano, correr como locos en el patio y en clase de Psicomotricidad (la Gimnasia de toda la vida vaya, ahora se dice “Psico” y queda más Cool), comedor, otras dos horas corriendo en el recreo y luego maratón de actividades (lunes judo, martes fútbol, miércoles inglés, jueves danza/baile/similar y viernes natación). ¡Terminan su jornada a las 6-7 de la tarde! Con un poco de suerte van al parque y corren otro rato o no, porque muchas veces tiene que hacer deberes y toca irse a casa a estar un rato delante de un libro antes de cenar. ¡PUAFFFF! Definitivamente yo me moriría y oye, no se quejan y encima soportan estoicos frases con una crueldad infinita.

¿No me creéis? A veces los padres nos pasamos y decimos frases crueles. Vale, es verdad que nosotros estamos cansados, agotados más bien (al borde de la extenuación en muchos casos). Porque ellos con su energía infinita acaban con cualquiera. Pero decimos frases que sólo un niño puede soportar, ejemplo: “Qué ganas tengo de que empiece el cole para así descansar “o “es malísimo, te lo llevas un rato y verás cómo me lo devuelves enseguida” ¡¡¡TOMA YA!!! Y nos quedamos tan pichis y lo que es más peor, lo decimos delante de ellos. ¡Como se le ocurriera a mi esposo decir: “que ganas tengo de que acabe Liz las vacaciones y se vaya a currar” ¡Se le caía el pelo! Vale, es calvo, ¡Le arrancaba la piel a tiras entonces! Y tampoco me imagino a mí misma diciéndole a una amiga que se lleve a mi calvo a su casa.

Superhéroes, tienen el súper poder de la resistencia al sueño y son intensos, intensísimos. Pero también tiene el súper poder de la risa contagiosa y del perdón infinito. Mis dos Superhéroes son mis mayores fans, siempre me ven guapa (incluso recién levantada, con la legaña y el flequillo aplastado) y tiene el Súper Poder de contagiar ilusión por todo, incluso por las cosas más chiquititas. Sin ellos viajaría más (y mejor), dormiría más (y mejor) y mi vida de pareja sería la pera sandunguera, pero me perdería la verdadera alegría de la vida, seguro.

fondo footer gris